Las memorias y los frutos de nuestro Árbol Genealógico

El análisis transgeneracional como lo conocemos hoy es un excelente método de investigación que estudia la herencia epigenética transmitida por los antiguos seres humanos a sus sucesores con el único objetivo de garantizar la supervivencia de su descendencia. Ni más ni menos. El único objetivo de la vida misma, a nivel biológico arcaico, es simplemente seguir existiendo.

Para expresarlo de una manera más clara podemos decir que todo lo que aprendieron nuestros ancestros a través de sus propias experiencias sobre como moverse y sobrevivir en su ambiente, quedó de alguna manera grabado en su inconsciente y transmitido de una generación a la siguiente, con el fin de facilitarle el trabajo y mejorar sus posibilidades de sobrevivir en el mismo entorno.

Este excelente mecanismo de la naturaleza sigue en función desde el principio de los tiempos y es en parte lo que nos ha permitido mejorar y evolucionar como seres humanos. Sin embargo muchos somos los seres humanos que no nos conformamos con simplemente existir.

Por esta razón, incasables y apasionados investigadores como Sigmund Freud, Carl Gustav Jung, Anne Schutzenberger, Eduard van den Bogaert, Ivan Bozsormeyi Nagy y muchos otros, han estado buscando un hilo conductor que nos pudiese hacer entender como las experiencias de nuestros antepasados pudiera ser un tesoro y al mismo tiempo una cadena perpetua. Gracias a largos años de estudios hoy sabemos que nuestro inconsciente no recuerda los hechos históricos de nuestros padres, sin embargo recuerda las experiencias emocionales que ellos mismos sintieron.

El ánalisis transgeneracional, también conocido como epigénetica o psicogenealógia nos ayuda a liberarnos de esa información que ya no es funcional en nuestra vida, pero que si lo fue para nuestros ancestros.

He aquí unos ejemplos generales claros y directos – aunque no pertenecen a una regla general – de como el inconsciente familiar muchas veces graba y transmite esta valiosa información a sus descendientes a través de los denominados programas biológicos de supervivencia.

 

PROGRAMAS BIOLÓGICOS DE SUPERVIVENCIA TRANSGENERACIONALES

 

  • Ancestro muere ahogado en el mar/piscina = descendiente desarrolla dermatitis o alergia al agua del mar o agua dulce.

  • Ancestro muere acuchillado – descendiente desarrolla alergia a los metales

  • Ancestra es obligada a tener muchos hijos = descendiente infertil, con problemas orgánicos en sistema reproductor, puede experimentar patrones de abandono por sus potenciales pareja o falta de deseo de tener hijos

  • Ancestro siente que su vida/matrimonio es una prisión = descendiente desarrolla miedo al compromiso, experimenta constantes mudanzas o cambios de territorios

  • Ancestro perdió mucho dinero que lo llevó a grandes dramas o pérdidas en la familia = descendiente vive en constante carencia (el inconsciente puede asociar dinero = dolor o muerte)

  • Ancestro no pudo elaborar un duelo de un hijo – descendiente vive en una perpetua tristeza o depresión (que no se pudo vivir en su momento)

  • Ancestro se perdió en el mar – descendiente es marinero (deseo del clan de volver a encontrar a esa persona)

  • Graves problemas de comunicación entre los ancestros – descendientes aprenden o enseñan diferente lenguas

  • Ancestros infieles o con hijos ilegitimos secretos – descendientes repetirán el mismo patrón

  • Ancestros alcohólicos – descendientes alcohólicos, abstemios, enólogos.

  • Ancestra violada o maltratada – descendiente rechaza los hombres, miedo a la sexualidad, impotencia, falta de compromiso, patrones de abandono por parte de potenciales parejas

Los programas biológicos de supervivencia son una realidad, pueden ser muchos y diferentes y estar activos en nuestro interior dependiendo de la historia emocional experimentada por nuestros ancestros. La predisposición genética a ciertas enfermedades sólo es la punta de un iceberg..

Todo los dramas, dolores y secretos vividos en el pasado se gritan en nuestras vidas y son nuestros síntomas, nuestros dolores, nuestro problemas.

Lo que se calla en una generación la siguiente lo lleva en su cuerpo” fue lo que dijo la doctora y psicoanalista Fraçoise Dolto.

 

Árbol Genealógico
Árbol Genealógico

 

Si de alguna manera sentimos que hay algo en nuestra vida que nos está limitando o causando un problema al que no encontramos solución – una enfermedad, un patrón repetitivo, un desequilibrio emocional, psicológico o existencial – sería muy recomendable investigar y liberar la información que tenemos en nuestro inconsciente tomando consciencia de ello, reconociendo que no tenemos porqué volver a vivir la vida de nuestros ancestros y que ya ha llegado la hora de vivir nuestra propia vida plenamente. Haciendo esto agradecemos a nuestros antepasados por sus vivencia tan enriquecedora para nosotros y finalmente nos liberamos – y los liberamos – de los lazos que nos unen y que nos limitan.

Investigando la historia de nuestros ancestros no buscamos culpables ni responsables, sino allá donde vayamos, entre las ramas de las sagas familiares, llevaremos con nosotros amor, comprensión y perdón. Trascendiendo las experiencias de nuestro árbol genealógico trascendemos el juicio, la culpa, la vergüenza, el escándalo, la violencia, el maltrato, el miedo, el secreto, la humillación, el orgullo. Descubrimos que somos el resultado de toda las historias del clan, que somos los frutos de ese mismo árbol, que cuanto antes lo reconozcamos y lo integremos, antes dejaremos de buscar el reconocimiento fuera de nosotros para encontrarlo finalmente delante de un espejo.

A pesar de todo, lo que queda después del análisis es la síntesis, somos nosotros, la solución que nuestro clan ha buscado de una generación a otra para sanar sus heridas y salvar sus vidas, nuestras vidas. Demos las gracias para este regalo y también para todos aquellos dones, talentos y habilidades que también hemos heredados. ¡Que también son muchos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *